¿Cuál es el periodo de preaviso en caso de despido objetivo?

Preaviso despido objetivo

El despido de un trabajador debe basarse en alguna de las causas previstas en la ley, y cumplir los requisitos de forma que se establecen para cada modalidad.

En el caso del despido objetivo, uno de los requisitos es la necesidad de preaviso, cuya falta tiene consecuencias para el empresario.

¿Cuál es el plazo de preaviso requerido para el despido objetivo?

El artículo 53.1.c) del Estatuto de los Trabajadores establece la obligación del empresario de preavisar al trabajador con un plazo de 15 días en caso de despido objetivo. La ley no lo dice expresamente, pero se entiende que se trata de días naturales. 

El plazo se cuenta desde la entrega de la comunicación personal al trabajador (que deberá hacerse por escrito) hasta la fecha de extinción del contrato de trabajo, que es cuando se entiende efectivo el despido.

¿Cómo debe hacerse el preaviso?

El preaviso deberá realizarse por escrito, y si se trata de un despido por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, se entregará una copia del mismo a los representantes legales de los trabajadores para su conocimiento.

¿Cuál es la finalidad del preaviso en el despido objetivo?

El objetivo del preaviso es conceder un tiempo al trabajador para prepararse adecuadamente para su salida de la empresa.

El Estatuto de los Trabajadores establece expresamente que el trabajador tendrá derecho a un permiso retribuido durante el plazo de preaviso que podrá destinar a la búsqueda de un nuevo empleo. Ese derecho consiste en una licencia de 6 horas retribuidas a la semana. 

Si el trabajador tiene alguna discapacidad y tiene representante legal, el permiso retribuido irá destinado a que este realice la búsqueda de empleo.

¿Qué consecuencias tiene no cumplir con el preaviso en caso de despido objetivo?

El despido objetivo realizado sin cumplir con los requisitos formales se considera improcedente, excepto en lo que respecta al preaviso (y al cálculo de la indemnización).

Así, el Estatuto de los Trabajadores aclara que la no concesión del preaviso no determinará la improcedencia del despido, si bien el empresario deberá abonar los días de salario que correspondan a los días de preaviso no respetados. 

De hecho, no es raro que un trabajador pueda ser despedido por causas objetivas con efectos inmediatos, haciéndole entrega en el mismo momento del salario correspondiente.

La cantidad recibida por el trabajador en este concepto tiene carácter indemnizatorio, no salarial, y por tanto está exenta de cotización a la Seguridad Social.

¿Buscas un abogado especialista en despidos?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu ciudad, sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Consulta a un abogado