La importancia de la papeleta de conciliación en caso de despido

Papeleta conciliación despido

Si un trabajador es despedido y no está conforme con el despido, puede impugnarlo por la vía jurisdiccional ante un juzgado de lo social.

Sin embargo, la ley le impone un paso previo para intentar una resolución alternativa a la de un proceso judicial: el acto de conciliación o mediación. 

El acto de conciliación se inicia con la presentación de la papeleta de conciliación, cuya importancia es mayor de lo que puede pensarse.

A continuación vamos a ver por qué.

¿Buscas un abogado especialista en despidos?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu ciudad, sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Consulta a un abogado

¿En qué consiste la papeleta de conciliación en un caso de despido?

La papeleta de conciliación laboral es la solicitud que da inicio al trámite previo de conciliación, al igual que la demanda inicia el procedimiento judicial.

El acto de conciliación es obligatorio para todos los procesos de despido, excepto para los relativos a la impugnación del despido colectivo por los representantes de los trabajadores (artículo 64.1 de la Ley reguladora de la jurisdicción social).

¿Dónde hay que presentar la papeleta de conciliación por despido?

Para todos los casos de despido que no estén exceptuados de este trámite, habrá que redactar una papeleta de conciliación y presentarla ante el organismo correspondiente, que puede ser:

  • El Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) de la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social.
  • El organismo de la comunidad autónoma de que se trate, si tiene transferido este servicio.
  • El organismo que se determine en convenio colectivo o en los acuerdos interprofesionales. 

El plazo para la presentación de la papeleta de conciliación será el mismo que para impugnar la demanda: 20 días hábiles desde la fecha del despido, o bien, si se trata de un despido por causas objetivas, desde la fecha del preaviso de despido, si se desea.

La presentación de la papeleta de conciliación suspende los plazos para la presentación de la demanda judicial.

¿Qué contenido debe tener la papeleta de conciliación por despido?

El contenido de la papeleta de conciliación debe contener al menos los siguientes extremos: 

  1. Expresión del órgano competente para intervenir en el acto de conciliación.
  2. Datos de identificación del trabajador, con indicación de su nombre, apellidos, DNI y domicilio.
  3. Que por dicho documento se interpone papeleta de conciliación contra el empresario o la empresa de que se trate, detallando los datos que ayuden a identificarla, a qué actividad se dedica y número aproximado de trabajadores contratados.
  4. A continuación, una relación clara y enumerada de los hechos relevantes, como son la fecha de inicio de la relación laboral, la categoría profesional y el puesto que desempeña el trabajador, el salario recibido, el motivo de despido y su fecha, además de su desacuerdo con el despido. También se hará constar si el trabajador es representante legal de los trabajadores.
  5. Finalmente, se incluirá la solicitud al órgano competente de que tenga por presentado el escrito y señale un día y una hora para celebrar el acto de conciliación.
  6. Fecha y firma. 

La ley no exige que el trabajador sea asistido por un abogado en el acto de conciliación, pero desde el mismo momento de la redacción de la papeleta de conciliación es más que recomendable que cuente con el asesoramiento de un abogado laboralista, ya que, aunque parece un trámite sencillo, un error puede tener consecuencias muy desfavorables para el trabajador, sobre todo de cara a un ulterior procedimiento judicial.

¿Qué problemas pueden derivar de la papeleta de conciliación?

La papeleta de conciliación puede tener importantes efectos incluso en un posible proceso judicial posterior. Algunos de ellos son:

  • La presentación de la papeleta de conciliación fuera de plazo tendrá como consecuencia que se tenga por no presentada y que el trabajador no pueda aportar la documentación acreditativa de haber intentado el acto de conciliación a la demanda judicial, como se exige en la ley (artículo 80.3 de la Ley reguladora de la jurisdicción social). Como consecuencia, no se admitirá la demanda judicial y el trabajador no podrá impugnar el despido.
  • Los hechos que se incluyan en la papeleta de conciliación serán los únicos que podrán tenerse en cuenta en un posible procedimiento judicial posterior, y los que habrá que relatar también en la demanda. La ley solo permite aportar otros hechos si se trata de hechos nuevos o que no hubieran podido conocerse con anterioridad.

Por estos motivos, hay que ser especialmente cuidadosos a la hora de redactar la papeleta de conciliación, ya que pueden obviarse hechos relevantes que tendrían que haberse incluido, provocando así un perjuicio al trabajador en el proceso judicial.

Además, hay que tener en cuenta que el acuerdo de conciliación puede impugnarse por terceros que lo consideren lesivo a sus intereses, además de por las propias partes negociadoras, basándose en las mismas causas de impugnación aplicables a los contratos.

En consecuencia, es importante asegurarse con un abogado especialista de que todos los pasos se dan correctamente desde el mismo momento en que se redacta la papeleta de conciliación, con el fin de evitar problemas provocados por retrasos innecesarios, falta de información esencial o por incurrir en posibles motivos de impugnación que invaliden todo lo acordado.

¿Buscas un abogado especialista en derecho laboral?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu ciudad, sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Consulta a un abogado