Incapacidad permanente absoluta, ¿en qué consiste?

Incapacidad permanente absoluta

¿Sufres alguna enfermedad o lesión que te impide desarrollar cualquier profesión  u oficio con un mínimo de rendimiento, eficacia y profesionalidad? En este caso, puedes solicitar una incapacidad permanente absoluta.

A continuación, te explicamos detalladamente todo lo que debes saber sobre la incapacidad permanente absoluta que, junto a la parcial, total y gran invalidez, constituyen las clases de incapacidad laboral permanente.

¿Qué es la incapacidad permanente absoluta?

Es aquella que inhabilita al trabajador para desempeñar cualquier profesión u oficio con un mínimo de profesionalidad, eficacia y rendimiento. Se trata de una situación de imposibilidad definitiva para llevar a cabo cualquier profesión.

Por tanto, para el reconocimiento de una incapacidad permanente absoluta será preciso:

  • Haber estado sometido a un tratamiento médico.
  • Tener reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva.
  • Que estas reducciones sean previsiblemente definitivas.
  • Que las lesiones disminuyan o anulen la capacidad laboral.

No obstante, este tipo de incapacidad no impide el ejercicio de otras actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del incapacitado, como veremos más adelante.

¿Qué requisitos se exigen para el reconocimiento de la incapacidad permanente absoluta?

Además de los expuestos anteriormente, para ser beneficiario de este tipo de incapacidad permanente será preciso:

  1. No haber cumplido la edad ordinaria de jubilación.
  2. Estar dado de alta o en situación asimilada al alta en el momento de producirse el hecho causante.
  3. Tener un periodo mínimo de cotización.

Ahora bien, estos tres requisitos tienen excepciones. A continuación te exponemos las más comunes:

1) No haber cumplido la edad ordinaria de jubilación.

  • Regla general:

Según la Ley General de la Seguridad Social (LGSS), artículo 195.1, apartado 2, establece: “No se reconocerá el derecho a las prestaciones de incapacidad permanente derivada de contingencias comunes cuando el beneficiario, en la fecha del hecho causante, tenga la edad prevista en el artículo 205.1.a) y reúna los requisitos para acceder a la pensión de jubilación en el sistema de la Seguridad Social”.

El mencionado artículo 295.1.a) dispone: “a) Haber cumplido 67 años de edad, o 65 años cuando se acrediten 38 años y seis meses de cotización, sin que se tenga en cuenta la parte proporcional correspondiente a las pagas extraordinarias”.

Por tanto, para ser beneficiario de la prestación por incapacidad permanente total será preciso no haber cumplido la edad ordinaria de jubilación, como regla general.

  • Excepción:

Pasada la edad de jubilación prevista en la ley se podrá solicitar la incapacidad permanente cuando aparezca una enfermedad que pueda ser clasificada como enfermedad profesional o bien cuando el trabajador con edad de jubilación no reúna los requisitos para acceder a la pensión de jubilación contributiva.

Esta excepción es aplicable a cualquier tipo de incapacidad laboral permanente.

2) Estar de alta o en situación asimilada al alta.

  • Regla general:

El artículo 165 de la LGSS dispone: “1. Para causar derecho a las prestaciones del Régimen General, las personas incluidas en su campo de aplicación habrán de cumplir, (…), el requisito general de estar afiliadas y en alta en dicho Régimen o en situación asimilada a la de alta al sobrevenir la contingencia o situación protegida, salvo disposición legal expresa en contrario”.

Se consideran situaciones asimiladas a la de alta, a efectos de la incapacidad permanente, las siguientes:

  1. La situación legal de desempleo, total y subsidiado.
  2. La situación de paro  involuntario una vez agotada la prestación contributiva o asistencial, siempre que en tal situación se mantenga la inscripción como desempleado en la oficina de empleo.
  3. El traslado del trabajador por la empresa fuera del territorio nacional.
  4. La situación de maternidad o paternidad que subsista una vez extinguido el contrato de trabajo o que se inicie durante la percepción de la prestación por desempleo, entre otras.
  • Excepción:

La incapacidad permanente absoluta podrá causarse aunque los interesados no se encuentren en el momento del hecho causante en alta o situación asimilada a la de alta.

En este caso, será preciso haber cotizado 15 años a la Seguridad Social y 3 dentro de los 10 anteriores. Esta excepción es exclusiva de la incapacidad permanente absoluta o de la gran invalidez.

3) Periodo mínimo de cotización.

  • Regla general:

Si la incapacidad deriva de enfermedad común, en situación de alta o asimilada al alta es necesario tener cubierto un periodo mínimo de cotización.

Si el trabajador es menor de 31 años de edad:

Período genérico de cotización: la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió la edad de 16 años y la fecha en que se haya producido el motivo de la incapacidad.

Periodo específico de cotización: no existe

Si el trabajador tiene 31 años de edad o mayor de 31 años:

Período genérico de cotización: una cuarta parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la fecha en que se produce el motivo de la incapacidad, con un mínimo de 5 años.

Periodo específico de cotización: una quinta parte del periodo de cotización exigible deberá estar comprendido dentro de los diez años inmediatamente anteriores al hecho causante, o bien dentro de los diez años anteriores a la fecha en que haya cesado la obligación de cotizar, si se accede a la pensión de incapacidad permanente desde una situación de alta o asimilada a la de alta.

En nuestro artículo «¿Qué es la incapacidad laboral total?«, puedes encontrar un ejemplo de cada supuesto de cotización en función de la edad el trabajador.

Si la incapacidad deriva de enfermedad común o accidente no laboral, en situación de «no alta»:

Periodo genérico de cotización: 15 años.

Periodo específico de cotización: 3 años en los últimos 10.

  • Excepción:

Si la incapacidad deriva de enfermedad profesional o accidente laboral, no se exige periodo mínimo de cotización.

¿En qué consiste la prestación por incapacidad permanente absoluta?

La prestación económica por incapacidad permanente absoluta consiste en una pensión vitalicia mensual.

A diferencia de lo que ocurre en caso de incapacidad permanente total, no se podrá sustituir por una indemnización a tanto alzado.

Cuantía de las prestaciones por incapacidad permanente absoluta

La cuantía de la pensión  vitalicia mensual no podrá resultar inferior al 100% de la base mínima de cotización.

Si la incapacidad deriva de enfermedad profesional o accidente de trabajo, la cuantía aumentará, según la gravedad de la falta, de un 30% a un 50% cuando concurra alguna de las siguientes situaciones:

  • La lesión se produzca por maquinaria o en lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios.
  • Que estén inutilizados o en malas condiciones.
  • Que no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad, o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

Dicho recargo recae directamente sobre el empresario infractor. No será de aplicación a los empleados de hogar el recargo de las prestaciones económicas, en caso de accidente de trabajo y enfermedad profesional,  por falta de medidas de prevención de riesgos laborales.

El abono de la prestación se realizará del siguiente modo:

  1. Las pensiones derivadas de enfermedad común y accidente no laboral se abonarán en 14 pagas, una por cada uno de los meses del año y dos pagas extraordinarias al año, en junio y noviembre, por el mismo importe que la mensualidad ordinaria.
  2. Las pensiones derivadas de enfermedad profesional o accidente laboral se abonarán en 12 pagas, las pagas extraordinarias están prorrateadas dentro de las mensualidades ordinarias.
  3. Se garantizan cuantías mínimas mensuales, variando su importe en función de que el beneficiario tenga o no cónyuge.

¿Es compatible la pensión de incapacidad permanente total con el salario de un trabajo?

La incapacidad permanente absoluta, así como la gran invalidez, impide realizar cualquier profesión u oficio, pero pueden realizarse actividades que: 

  • Sean compatibles con el estado de salud del incapacitado, de manera que si la actividad que desarrolla es perjudicial para su salud será incompatible con el percibo de la pensión.
  • No representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión de la incapacidad laboral permanente, pues es incompatible cobrar una pensión que protege la limitación de la capacidad laboral cuando tal limitación ha disminuido o desaparecido.

En todos los casos, si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, existe obligación de cursar el alta y cotizar, debiendo comunicarlo a la entidad gestora.

¿Está sujeta a tributación la prestación por incapacidad permanente absoluta?

El artículo 7 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas dispone en su letra f) que están exentas: «Las prestaciones reconocidas al contribuyente por la Seguridad Social o por las entidades que la sustituyan como consecuencia de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez».

Por tanto, los beneficiarios de la pensión de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez no tienen que tributar en el Impuesto sobre Renta de las Personas Físicas.

¿Buscas un abogado especialista en incapacidad permanente absoluta?

Te ayudamos a encontrar experto en incapacidades laborales de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.