Incapacidad laboral: definición y tipos

Incapacidad Laboral

La incapacidad laboral es un tema de interés para muchos trabajadores. Además, la mayoría de personas desconocen cuáles son los diferentes tipos de incapacidad laboral. Por ello, a través de este artículo te explicamos en qué consiste y qué clases de incapacidad existen.

¿Qué es la incapacidad laboral?

Podemos definir la incapacidad laboral como la situación en la que se encuentra un trabajador cuando está imposibilitado para realizar las funciones normales de su puesto de trabajo.

Esta situación puede tener su origen:

Por lo tanto, para valorar la incapacidad laboral de un trabajador se tiene en cuenta la gravedad y la evolución de la enfermedad, pero también hay que fijarse en mayor medida en cómo afecta esa enfermedad al trabajo en concreto que desempeñe esa persona. Es por ello por lo que se diferencian varios grados de incapacidad laboral.

¿Qué tipos de incapacidad laboral existen?

Según la gravedad de esta situación, es decir, en función del alcance y del grado de incapacidad que sufra el trabajador, se distinguen dos tipos de incapacidad laboral:

  1. Incapacidad laboral transitoria: Se produce puntualmente cuando un trabajador tiene que recibir asistencia sanitaria debido a una enfermedad o a un accidente y como consecuencia de ello no puede desempeñar su trabajo. Esta incapacidad, conocida también como baja médica, posee una duración máxima de 12 meses y puede ser prorrogada por otros 6 meses más.
  2. Incapacidad laboral permanente: Se produce cuando el trabajador no mejora, después de haber estado sometido a tratamiento médico. Una vez finalizado el tiempo máximo de incapacidad temporal, siempre que se considere necesario se pasará a la situación de incapacidad permanente. Por lo tanto, este tipo de incapacidad va a consistir en una reducción funcional o fisiológica grave que restrinja o anule la capacidad del trabajador. Solo las afecciones de gran intensidad pueden ser valoradas como incapacidad permanente.

A su vez, la incapacidad laboral permanente se divide en diferentes grados (parcial, total, absoluta o gran invalidez), los cuales se explican detalladamente en el siguiente apartado.

¿Cuáles son los tipos de incapacidad laboral permanente?

Según la reducción de la capacidad para trabajar, podemos distinguir 4 tipos de incapacidad laboral permanente.

De ellas, la incapacidad permanente parcial y la incapacidad permanente total afectan exclusivamente a la profesión habitual, pero no incapacitan para realizar otro tipo de profesiones.

En caso de enfermedad, laboral o no, la profesión habitual será la que el trabajador venía desarrollando durante los últimos doce meses. Por otro lado, en caso de accidente, laboral o no, la profesión habitual será la que el trabajador desarrollaba en el momento del accidente, sin importar el tiempo que lleve dedicado a la misma.

1. Incapacidad permanente parcial

  • Supone una disminución no inferior al 33 % en el rendimiento normal de la profesión.
  • Debe estar relacionada con la profesión habitual del trabajador.
  • El afectado por este tipo de incapacidad permanente podrá continuar desarrollando su profesión habitual.
  • La prestación económica por incapacidad permanente parcial se recibe en un pago único, equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora.
  • Esta prestación económica es compatible con la prestación laboral (salario) de la profesión habitual.

2. Incapacidad permanente total

  • Es aquella que inhabilita al trabajador para realizar su profesión habitual.
  • El afectado por este tipo de incapacidad total podrá dedicarse a otra actividad laboral distinta a su profesión habitual.
  • La prestación económica por incapacidad laboral permanente consistirá en una pensión mensual del 55% de la base reguladora.
  • Esta pensión mensual es compatible con el salario recibido por el desempeño de otro trabajo distinto de la profesión habitual.
  • Comporta una serie de ayudas económicas a nivel social y fiscal.

3. Incapacidad permanente absoluta

  • Es aquella que inhabilita al trabajador para desempeñar cualquier profesión u oficio con un mínimo de profesionalidad, eficacia y rendimiento. También se conoce con el nombre de invalidez absoluta.
  • Ahora bien, no impedirá el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del incapacitado.Es decir, se puede trabajar siempre que no suponga una mejoría de la capacidad real.Normalmente se trata de trabajos realizados en Centros Especiales de Empleo destinados específicamente a personas con discapacidad.
  • La prestación económica por incapacidad laboral absoluta consistirá en una pensión mensual del 100% de la base reguladora.
  • Al igual que la incapacidad permanente total conlleva una serie de ayudas de carácter social y fiscal.

4. Gran invalidez

  • Es el grado máximo de incapacidad laboral.
  • Se reconoce al trabajador que padece una enfermedad o lesión que le impide realizar cualquier tipo de actividad o trabajo y necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.
  • La prestación económica por gran invalidez consistirá en una pensión mensual del 100% de la base reguladora.

Además se recibe un complemento por gran invalidez. Su importe será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho que cause la gran invalidez y el 30% de la última base de cotización del trabajador (de la última nómina) correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente. En ningún caso, podrá ser inferior al 45% de la pensión percibida, sin el complemento, por el trabajador.

¿Cómo se solicita una incapacidad permanente?

Para solicitar una incapacidad laboral permanente primero debes reunir toda la documentación necesaria, especialmente importante es contar con el historial clínico.

Además, si se trata de un accidente laboral o de una enfermedad profesional también hay que presentar el parte correspondiente.

Posteriormente, y recomendablemente con la ayuda de un abogado laboralista experto en asuntos relacionados con la Seguridad Social, hay que presentar dicha información bien de forma presencial o telemática.

Una vez la Seguridad Social disponga de la información y solicitud, la decisión quedará en manos del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) o Tribunal Médico, que es quien  recomienda al INSS aceptar o denegar la solicitud.

En caso de ser denegada, aún no está todo perdido dado que se puede acudir a la vía judicial para reclamar la incapacidad. Esta vía es, por desgracia, la única a la que pueden acogerse muchos demandantes dado que la Seguridad Social es muy restrictiva a la hora de conceder una incapacidad por la vía administrativa.

En una gran parte de los casos las incapacidades laborales se conceden por sentencia judicial tras recurrir la denegación por parte de la Seguridad Social.

También es frecuente que tras conseguir una sentencia favorable, la Seguridad Social presente recurso obligando al incapacitado a acudir a la Audiencia Provincial para defender sus intereses.

Esto supone que en dichos casos el solicitante deba asumir un alto coste y realizar varios trámites, como la presentación de informes, de demandas judiciales y de recursos.

José Manuel Sierra Sierra Abogados

¿Buscas un abogado especialista en incapacidades laborales?

Te ayudamos a encontrar experto de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.