Despido objetivo, ¿en qué consiste?

Despido Objetivo

El despido objetivo consiste en la decisión del empresario de extinguir el contrato laboral por causas objetivas reguladas en el Estatuto de los Trabajadores.

Se trata de uno de los tres tipos de despido clasificados en función de sus causas. Los otros dos tipos son el despido disciplinario y el despido colectivo.

Las causas del despido objetivo

En primer lugar, hay que decir que, a diferencia del despido disciplinario, en el despido objetivo el trabajador no ha cometido una infracción pero existen ciertos motivos que justifican su despido.

El despido objetivo se encuentra regulado en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, en el cual se indican las siguientes causas objetivas de despido:

  1. Razones técnicas, organizativas, productivas o económicas de la empresa.
  2. Ineptitud del trabajador para realizar las funciones propias de su puesto de trabajo. Esta incapacidad debe ser conocida por la empresa con posterioridad a su incorporación.
  3. Falta de adaptación por parte del trabajadores a las modificaciones técnicas que haya tenido que realizar la empresa en su puesto de trabajo.

Hasta febrero de 2020 existía una causa más para el despido objetivo, las faltas de asistencia al trabajo cuando fueran intermitentes (aunque estuvieran justificadas) y alcanzaran los porcentajes máximos de faltas establecidos. No obstante, la derogación del artículo 52 d) del Estatuto acabó con esta posibilidad.

El contrato podrá extinguirse:

a) Por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa. La ineptitud existente con anterioridad al cumplimiento de un periodo de prueba no podrá alegarse con posterioridad a dicho cumplimiento.

b) Por falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo, cuando dichos cambios sean razonables. Previamente el empresario deberá ofrecer al trabajador un curso dirigido a facilitar la adaptación a las modificaciones operadas. El tiempo destinado a la formación se considerará en todo caso tiempo de trabajo efectivo y el empresario abonará al trabajador el salario medio que viniera percibiendo. La extinción no podrá ser acordada por el empresario hasta que hayan transcurrido, como mínimo, dos meses desde que se introdujo la modificación o desde que finalizó la formación dirigida a la adaptación.

c) Cuando concurra alguna de las causas previstas en el artículo 51.1 y la extinción afecte a un número inferior al establecido en el mismo.

Los representantes de los trabajadores tendrán prioridad de permanencia en la empresa en el supuesto al que se refiere este apartado.

d) (Derogada)

e) En el caso de contratos por tiempo indefinido concertados directamente por entidades sin ánimo de lucro para la ejecución de planes y programas públicos determinados, sin dotación económica estable y financiados por las Administraciones Públicas mediante consignaciones presupuestarias o extrapresupuestarias anuales consecuencia de ingresos externos de carácter finalista, por la insuficiencia de la correspondiente consignación para el mantenimiento del contrato de trabajo de que se trate.

Cuando la extinción afecte a un número de trabajadores igual o superior al establecido en el artículo 51.1 se deberá seguir el procedimiento previsto en dicho artículo.

Artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores

Requisitos del despido objetivo

Si la empresa despide a un trabajador por causas objetivas debe cumplir una serie de requisitos para que se trate de un despido procedente.

La empresa debe comunicar el despido al trabajador por escrito, mediante la carta de despido, con una antelación mínima de 15 días explicando las causas. Además, la empresa tiene que entregarle la indemnización por despido correspondiente al mismo tiempo que la carta de despido.

1. La adopción del acuerdo de extinción al amparo de lo prevenido en el artículo anterior exige la observancia de los requisitos siguientes:

a) Comunicación escrita al trabajador expresando la causa.

b) Poner a disposición del trabajador, simultáneamente a la entrega de la comunicación escrita, la indemnización de veinte días por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año y con un máximo de doce mensualidades.

Cuando la decisión extintiva se fundase en el artículo 52.c), con alegación de causa económica, y como consecuencia de tal situación económica no se pudiera poner a disposición del trabajador la indemnización a que se refiere el párrafo anterior, el empresario, haciéndolo constar en la comunicación escrita, podrá dejar de hacerlo, sin perjuicio del derecho del trabajador de exigir de aquel su abono cuando tenga efectividad la decisión extintiva.

c) Concesión de un plazo de preaviso de quince días, computado desde la entrega de la comunicación personal al trabajador hasta la extinción del contrato de trabajo. En el supuesto contemplado en el artículo 52.c), del escrito de preaviso se dará copia a la representación legal de los trabajadores para su conocimiento.

Artículo 53.1 del Estatuto de los Trabajadores

Si alguno de los requisitos no se cumple debidamente, el juez declarará que se trata de un despido improcedente.

Indemnización y derecho a prestación por desempleo en el despido objetivo

Los trabajadores que hayan sido despedidos por causas objetivos tendrán derecho a recibir una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

En caso de que el trabajador no esté de acuerdo con el despido, tiene derecho a impugnarlo ante los tribunales en un plazo de 20 días hábiles.

Independientemente de si el trabajador demanda o no a la empresa, tendrá derecho a cobrar el paro siempre que le corresponda.

¿Buscas un abogado especialista en despidos objetivos?

Te ayudamos a encontrar experto en despidos de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.