¿Qué pasa si declaran el despido nulo y no quiero volver?

Despido nulo no volver trabajo

Cuando un despido es declarado nulo, se produce como efecto la inmediata readmisión del trabajador al puesto de trabajo que venía desempeñando.

A veces, el trabajador no desea volver a su puesto de trabajo, máxime teniendo en cuenta que el empresario quizá basó el despido en motivos discriminatorios, o pudo vulnerar derechos muy personales del trabajador. 

¿Qué puede hacer el trabajador en estos casos? ¿Tiene que reincorporarse a su trabajo obligatoriamente? Vamos a ver cuáles son sus opciones.

¿Buscas un abogado especialista en despidos?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu ciudad, sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Consulta a un abogado

¿En qué causas se basa un despido nulo?

Como cuestión previa, sin entrar mucho en detalles, viene bien recordar qué puede provocar que un despido sea declarado nulo por un juez en un proceso de impugnación.

Según establece el Estatuto de los Trabajadores, un despido es nulo, a grandes rasgos, en los siguientes casos: 

  • Cuando se basa en motivos de discriminación prohibidos en la Constitución Española.
  • Cuando se vulneran derechos fundamentales o libertades públicas
  • Cuando se despide a una trabajadora víctima de violencia de género, por ejercer sus derechos a la tutela judicial efectiva o a la asistencia social integral, o para hacer efectiva su protección.
  • Cuando se despide a un trabajador o a una trabajadora por ejercer sus derechos de paternidad o maternidad, acogimiento, adopción, cuidado de familiar o conciliación familiar. 
  • Cuando se despide a una trabajadora con motivo de su embarazo. 

¿Cuáles son los efectos de un despido nulo?

Cuando un despido es declarado nulo, el trabajador tiene que ser inmediatamente readmitido y dado de alta en la Seguridad Social, y además tendrá derecho a que se le abonen los salarios de tramitación (artículo 55.6 del Estatuto de los Trabajadores y el artículo 113 de la Ley reguladora de la jurisdicción social).

No tendrá derecho a los salarios de tramitación si ha estado cobrando el paro mientras se sustanciaba el proceso, pero tampoco tendrá obligación de devolver la prestación recibida por desempleo.

A diferencia de lo que ocurre cuando el despido es improcedente, el despido nulo, en principio, no da derecho a indemnización, aunque hay algunas excepciones: 

  • Si el despido se ha basado en acoso laboral o discriminación, se le reconocerá automáticamente el derecho a una indemnización de daños y perjuicios por violación de derechos fundamentales.
  • En otros casos, la indemnización no será automática, pero también se puede llegar a reconocer.

¿Hay obligación de reincorporarse a la empresa después de un despido nulo?

La ley prevé el caso de que el trabajador no se reincorpore después de la declaración de nulidad con obligación de readmisión. La consecuencia de no hacerlo es que perderá los salarios de tramitación a los que tenía derecho, es decir, los salarios generados desde la fecha del despido hasta la notificación de la sentencia de nulidad (artículo 299 de la Ley reguladora de la jurisdicción social).

Esas son las consecuencias del incumplimiento injustificado de reincorporación del trabajador a la empresa. Pero no siempre se considera injustificado, ya que hay casos en que el trabajador tiene motivos justificados para no querer volver a la empresa. 

Hay que tener en cuenta que un despido nulo puede haberse basado en abusos por parte del empresario, como puede ser el acoso laboral o sexual, o bien por motivos discriminatorios por razón de sexo o por violencia de género.

En estos casos, se produce una situación muy delicada, donde al trabajador o trabajadora se le hace muy difícil reincorporarse a la empresa por haber recibido un trato injusto y discriminatorio.

Como consecuencia, en estos casos no existe la obligación del trabajador de reincorporarse, y además tendrá derecho a recibir una indemnización equivalente a la que corresponde por despido improcedente, a los salarios de tramitación y también a recibir una indemnización de daños y perjuicios por violación de derechos fundamentales, como ya se ha mencionado.

Es decir, en casos justificados, se equipara la situación del trabajador que ha sido objeto de un despido nulo a la del despido improcedente, además de compensar al trabajador por la ofensa a su dignidad.

Conclusión

Ante un despido nulo, puede existir la tentación del trabajador de no reincorporarse a la empresa, pese a la obligación del empresario de readmitirlo. Pero, como hemos visto, no en todos los casos puede negarse a volver a la empresa, y las consecuencias de hacerlo pueden provocar efectos no deseados. 

Por ello, es muy aconsejable buscar el asesoramiento de un abogado especializado en derecho laboral, para no dar pasos que puedan acarrear la pérdida de derechos, y saber si conviene impugnar la sentencia y buscar una solución diferente a la obtenida en primer lugar.

¿Buscas un abogado especialista en derecho laboral?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu ciudad, sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Consulta a un abogado