Despido colectivo: la guía completa

Despido colectivo

El despido colectivo es un tipo de despido que consiste en la extinción el contrato laboral de un número relevante de trabajadores en el mismo momento.

¿Qué se considera despido colectivo?

Los supuestos válidos para el despido colectivo son:

  • Para empresas de menos de 100 trabajadores, el despido simultáneo de 10 de ellos.
  • En las empresas entre 100 y 300, el despido simultáneo del 10% de la plantilla.
  • En mayores de 300 trabajadores, el despido de 30 trabajadores simultáneamente.
  • Despido de todos los trabajadores si la empresa tiene más de 5 trabajadores.

Además hay que tener en cuenta que no es válido dentro de un despido colectivo la inclusión de trabajadores cuyo contrato expire en el periodo anteriormente mencionado.

¿Qué puede causar un despido colectivo?

Las principales causas que pueden generar este tipo de despido son tan dispares como la entrada de la empresa en pérdidas o una caída de los ingresos durante tres o más trimestres de forma consecutiva.

También son válidas causas relacionadas con la organización de la estructura de la empresa o la variación de la producción empresarial.

Hay que tener en cuenta la causa que lo motiva, puesto que de no cumplirse alguno de los supuestos mencionados, el despido colectivo podría ser declarado improcedente

¿Se puede evitar el despido colectivo?

Antes de ejercerse, debe abrirse el denominado periodo de consultas. En él se abrirá una negociación entre empresario y representante de los trabajadores.

El empresario debe avisar con 30 días de antelación de forma general de su intención de hacer efectivo el despido colectivo. Posteriormente, ambas partes se reúnen con el fin de evitar el despido o por lo menos realizarlo para el menor número posible de personas.

Las negociaciones cuentan con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social como organismo supervisor. Si no es así, este paso puede sustituirse por un tribunal de arbitraje o mediación.

Al acuerdo que se llegue entre empresa y representante debe ser firmado por la mayoría de los trabajadores y tiene 15 días tras la última reunión. Si pasa ese plazo, el despido no tendrá validez. Los trabajadores serán notificados de su despido 30 días después del inicio del periodo de consultas.

¿Se puede impugnar un despido colectivo?

Sí.

Como ya hemos mencionado, existe la opción de que el despido colectivo se declarase nulo. Las vías que posibilitan esta alternativa vienen por un lado por la impugnación por parte de los representantes legales o las autoridades laborales encargadas de la supervisión del proceso, cuando ha existido fraude o dolo.