¿Cómo se hace el cálculo del finiquito en caso de despido?

Cálculo finiquito despido

Cuando un trabajador es despedido, sea cual sea el motivo del despido, tiene derecho a cobrar el finiquito, ya que corresponde a los salarios generados hasta la fecha.

Normalmente, el finiquito y la indemnización se cobran conjuntamente, cuando también hay derecho a esta última.

Veamos cuándo procede uno u otra y qué diferencias existen entre finiquito e indemnización. 

¿Cuándo se cobra el finiquito en caso de despido?

Existe confusión sobre el finiquito, ya que a menudo se identifica con la indemnización correspondiente en caso de despido, aunque son conceptos distintos. 

El finiquito consiste en las cantidades generadas por el trabajador como salario y otros conceptos equiparables y pendientes de cobro en la fecha del despido.

Todos los trabajadores tienen derecho a recibir el finiquito, ya que se trata de un importe generado por su trabajo, y por tanto es independiente de la causa de despido.

En consecuencia, es irrelevante que se haya producido un despido por causas objetivas o un despido disciplinario imputable a un incumplimiento grave y culpable del trabajador.

Podría entenderse el finiquito como una regularización de las cuentas entre el trabajador y la empresa.

¿Cómo se calcula el finiquito en caso de despido?

El finiquito incluye las cantidades correspondientes a los siguientes conceptos: 

  • Salarios generados desde la última nómina hasta la fecha de despido, y que el trabajador no haya recibido aún.
  • Las pagas extras no cobradas, en proporción a los días trabajados.
  • El equivalente económico por los días de vacaciones no disfrutados a los que tenga derecho el trabajador.
  • Cualquier otro concepto equiparable que el trabajador haya generado y no haya cobrado hasta la fecha.

¿Qué diferencia hay entre finiquito e indemnización por despido?

Como hemos visto, el finiquito no supone una compensación al trabajador para minimizar las consecuencias del despido, sino el mero abono de las cantidades que se le deben. 

La indemnización, en cambio, sí se constituye como una compensación económica destinada a resarcir al trabajador en la medida de lo posible por el perjuicio que puede suponer para él el despido.

Por ese motivo, no todos los despidos dan derecho a indemnización, sino solo aquellos que no se deben a un incumplimiento grave y culpable por parte del trabajador.

De ese modo, el trabajador tiene derecho a indemnización en caso de despido por causas objetivas y en caso de cualquier despido que, como consecuencia de su impugnación, sea declarado improcedente (salvo que el empleador opte por readmitirlo). Pero nunca en caso de despido disciplinario procedente (o si no se impugna este despido).

Si el trabajador tiene derecho a indemnización, recibirá también las cantidades correspondientes en concepto de finiquito, además de los días de salario equivalentes a los días de preaviso que no se hayan respetado, si procede. Esta última cantidad también tiene carácter indemnizatorio y no cotiza a la Seguridad Social.

¿Buscas un abogado especialista en derecho laboral?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu ciudad, sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Consulta a un abogado